lunes, 11 de marzo de 2019

Temporada de fresas



Nos encontramos en plena temporada de fresas y fresones, una de las frutas que más gusta en cualquier mesa y además, de las que menos calorías tienen.

Las fresas contienen una media de 34kcal por cada 100g. lo cual es poquísimo. Pensad que normalmente nos venden las tarrinas de 250 ó 500g. y nos las comemos en varias veces, así que constituyen un excelente picoteo entre horas, siempre y cuando, claro, utilicemos edulcorantes bajos en calorías para acompañarlas, o mejor, un zumo natural de naranja o mandarina.

Las fresas contienen vitamina C, ácido cítrico, potasio, ácido fólico, magnesio y vitamina E y es ideal para componer una rica ensalada de frutas o como postre. Además contienen fibra y poseen efecto diurético.
Las más dulces son aquéllas más rojas. Hay que intentar fijarse bien en el envase, y escoger sólo aquéllas que parecen prietas y con buen color. Las fresas se estropean rápidamente, por lo que lo ideal es sacarlas de su envase, lavarlas y colocarlas en un bol en la nevera. Se han de consumir en unos pocos días, antes de que se estropeen.
En definitiva, las fresas, aunque más caras que otras frutas, son una excelente elección para nuestra dieta. ¡Disfrutadlas!

sábado, 9 de marzo de 2019

Beber y controlar el peso

A todas nos gusta disfrutar de un buen trago de vez en cuando. Sin embargo si queremos controlar nuestro peso, debemos prestar atención a las calorías que ingerimos no solo a través de la comida, sino también del trago. Lamentablemente, el alcohol es un enemigo de las dietas ya que contribuye a fijar las grasas en el organismo.

Además, los tragos también contienen azúcar, muchos de ellos en altas cantidades.
Debes tener en cuenta que cuanto mayor graduación alcohólica tenga la bebida, mayor será el aporte calórico.

Por ejemplo, una copa de champagne tiene 85 calorías, una jarra de 250 cc de cerveza aporta poco más de 100 calorías. Una copa de sidra, aporta 60 calorías, vaso de vino, 70 (los vinos rosados o dulces tienen más calorías) y el whisky aporta más de 240 calorías.

En nuestro régimen nutricional es importante mantener un equilibrio incluso con los alimentos que tomamos en forma líquida y si nuestra meta es bajar de peso, lo más apropiado es fijarse en el aporte calórico que tienen todas las sustancias que ingerimos.

Cocinar y comer con la técnica cocción

Esta técnica de cocción es de las más utilizadas en cualquier cocina ya que es fácil, rápida y altamente versátil. Hirviendo podemos cocinar prácticamente de todo: carnes, verduras, pescados,… Con la facilidad de que lo único que debemos hacer es colocar una olla al fuego con agua, introducir los alimentos y dejar que hierva.
Pero en realidad, si nos paramos a pensar, hay diferentes tipos de cocción. Podemos hervir en agua o en caldo de pollo o de pescado. Incluso podemos hervir desde frío, para alimentos que necesitan mucho tiempo de cocción o desde el momento de ebullición, cuando el agua rompe a hervir, que es cuando alcanza los 100ºC. Y lo mejor de todo es que esta técnica no necesita de grasas extras, lo que minimiza las calorías del plato.
Las desventajas son que la mayoría de vitaminas y minerales de los alimentos se quedan en el caldo (el cual podemos aprovechar como pica pica entre horas o como base de una sopa), y que suelen perder sabor, por lo que es fundamental condimentar a posteriori.
Con un chorrito de aceite de oliva y sal podemos disfrutar de unas judías verdes cocidas o de un buen plato de coliflor sin remordimientos. Este método de cocción es perfecto para las cenas, ligero y sano, nos ayudará a adelgazar, sin lugar a dudas.